D6019575-8662-47D8-863A-76D0AB2BDB1D

Los hombres buenos terminan último

Siempre se ha dicho que los hombres buenos terminan último. ¿pero qué hay de cierto en esto?

Se llama Juan Carlos, te ignora los mensajes, y si te responde es 4 horas después. Ya hace dos viernes que te ha dejado esperando, y este viernes proximo se supone que lo veas, me imagino que estás pensando que a la tercera son las vencidas.

Cuando él te habla, deberías de notar que dice siempre las palabras correctas, como si supiera exactamente lo que tu quieres escuchar, y aunque esto debería de ser un indicativo de que él está jugando contigo, y muy probablemente tú ya lo sabes, algo dentro de ti te hace desearlo aún más.

¿Pero notaste que Alexander te llamó dos veces hoy? ¿y qué ambas veces ignoraste su llamada? ¿Has notado cuántos mensajes hay en tu buzón de su parte? Oh, y no te olvides que cuando salieron te trajo flores. Sí, ese tipo. Disculpa que te hable de él, se me olvidaba que para ti, Alexander jamas fue una opción. 

La realidad es que en el mundo complejo de las mujeres, un hombre como Alexander tiene muy pocas oportunidades de que la mujer que le gusta se fije en él. Muchas mujeres ven a hombres como estos aburridos, que siempre están de acuerdo con ellas, y son fáciles de obtener. No les ofrecen ningún recto. 

No son hombres por los que ellas sienten que tienen que luchar, siempre están ahí, disponibles, los tienen en sus manos. SI, es verdad: a las mujeres les gusta los hombres que les pongan retos, que ellas sientan que hicieron algún esfuerzo para obtenerles, que no estaban disponibles para cualquier mujer, y que cuando por fin los tengan, sentirse como que consiguieron algo especial.

Por estas razones es que aveces viene un hombre que hace llorar a una mujer, la ignora, no la trata muy bien, pero sin embargo, ahí está ella, detrás de ese hombre como que es la última Coca Cola del desierto. 

Este parece ser el tipo de hombres que les gusta a las mujeres de la Generación Y. Pero tú casi siempre las escucha decir que ellas sólo desean encontrar a un buen hombre. ¿Quién las entiendes eh?

Cuando un chico bueno llega a la vida de una mujer, por lo general termina en la zona de amigos. Pero cuando llega uno que la ignora, ella se obsesiona con este, y siente la necesidad de ser ella quién le ande detrás a él. 

Claro, están las mujeres que saben que un hombre es malo, y como quiera se meten con él, porque se les mete en la cabeza que ellas son las que van a cambiar a ese hombre. Es como un instinto maternal que las hace querer arreglarlos, y ven como recompensa el hecho de que él con las demás era malo, pero que por ellas cambió. Algo de especial debo tener yo para que conmigo él sea diferente. Por lo general este tipo experimentos casi siempre termina mal.

Las mujeres son muy complejas, se contradicen sus propias palabras, dicen una cosa, pero significa otra. La mayoría tienen su propio lenguaje, donde estoy bien, significa que nada esta bien, y la respuesta que te dan es; has lo que tu quieras. Las mujeres utilizan este tipo de lenguaje como un mecanismo de defensa.

Con todo esto dicho, es importante entender que tanto las mujeres como los hombres pasan esta etapa, crecen mentalmente, y llega un momento donde se cansan de los chicos malos, aunque sea a base de tropezones. Se cansarán de los chicos que sólo les proporcionan retos, y comenzarán a buscar a aquel con el cual puedan formar un hogar. Desafortunadamente, para la mayoría de las mujeres estos pensamientos sólo llegan cuando ya varios hombres malos les han hecho daño. ¿Ahora entiendes por qué los hombres buenos terminan últimos? 

¿Cuántas veces has escuchado a una mujer decir; ya yo estoy cansada de los hombres que sólo quieren una sola cosa, quiero a un hombre bueno? Si una mujer tiene que decir esto, entonces la pregunta sería, ¿Con cuántos hombres malos fue necesario salir, para que ella se diera cuenta de que necesitaba a un hombre bueno en su vida? Esto es algo para pensar!

Nosotros, tanto hombres como mujeres crecemos, y muchas veces es necesario que nos expongamos a lo malo, para entender lo que es bueno. Las mujeres necesitan que les rompan el corazón, les bajen la autoestima, una, dos y hasta tres veces, para por fin reconocer lo que realmente merecen.

Gracias chicos malos! Sus mentiras, palabras bonitas sin emociones, y constantes manipulaciones, han servido para construir el camino que llevó a una mujer a dejar de ser tan tonta, y reconocer lo que realmente merece. Ustedes asfaltaron la calle para que los hombres buenos como Alexander, terminen último.  

Quizás detrás de cada hombre malo, hay una ex-novia que le hizo ser así. Lo mismo podría aplicar a las mujeres, que han tenido a un chico bueno comiendo de las palmas de sus manos, los trataron mal, y ese chico entendió que ser bueno no le dejaba más que engaños y sufrimientos, y se convirtió en un chico malo. Seamos honestos, todos en algún momento de nuestras vidas hemos sido un Juan Carlos, o un Alexander.

Todo esto es un proceso de aprendizaje, muchos hombres malos terminan siendo buenos esposos, y muchos hombres que eran buenos se convirtieron en malos, por culpa de una mujer que le hizo mal. Y lo mismo ha pasado con muchas mujeres, que una vez eran buenas, y hoy son unas malvadas. 

Quizás los hombres buenos terminan último, porque deben terminar último. Las mujeres necesitan practicar, tropezar y sufrir con hombres malos, para poder apreciar y reconocer a un hombre bueno. 

Compartir este artículo

Respuestas

en_USEnglish